Muchas son las personas que, preocupadas por la salud y el bienestar de sus animales, preguntan en las urgencias veterinarias en Zaragoza  sobre los ácaros, pues son muchos lo que piensan que los ácaros son solo cosa del polvo la casa. Pues no, los animales también pueden ser portadores.

Los ácaros son parásitos microscópicos de la familia de los arácnidos que viven por todas partes: en tierra y mar, e incluso soportan temperaturas bajo cero. Algunos tipos de ácaros viven en la piel de perros y gatos. Por ello, es frecuente ver que se rascan cuando sabemos que no tienen ni pulgas ni garrapatas (estas últimas son grandes ácaros).

Algunos síntomas de que tu mascota tiene ácaros pasan por rascarse a menudo las orejas, dentro de estas descubres gran cantidad de cerumen de color negruzco, o el animal sacude la cabeza a menudo (como consecuencia del picor). Si sospechas que tu mascota puede tener ácaros, lo mejor es que acudas a una urgencias veterinarias en Zaragoza, donde un profesional pueda tomar una muestra y observarla a través del microscopio para saber qué tratamiento aplicar.

Para empezar, hay que dejar claro que no existe un tratamiento universal para acabar con los ácaros de tu perro o gato, ya que depende del tipo de ácaro del que se trate. Eso sí, lo mejor es siempre la prevención, y bastará con que tu mascota tenga una muy buena higiene.

Hay que tener en cuenta que los ácaros son altamente contagiosos entre animales, especialmente si cohabitan, por lo que hay que llevarlos al veterinario, sin dejar pasar el tiempo, a la mínima sospecha, para realizarle un tratamiento.

Desde Clínica Veterinaria Utebo esperamos que esta información te sea de utilidad y te recomendamos que lleves a tu mascota periódicamente a tu clínica más cercana.