Cualquier clínica veterinaria en Zaragoza sabe que la tos de perrera es una enfermedad muy contagiosa que afecta a las vías respiratorias de nuestros amigos los perros. En el post de hoy te contaremos todo lo que necesitas saber sobre ella, cuáles son sus síntomas, cómo se transmite y qué tratamiento se debe seguir para acabar con ella.

En primer lugar te diremos que se produce por unos virus que se propagan a través de aerosoles o contacto directo, de ahí que sea muy frecuente encontrarlas en lugares en los que hay muchos perros, como las perreras. Sin embargo, que el animal viva solo sin otros perros no exime de contagio, tal y como tiene claro una clínica veterinaria en Zaragoza.

El principal síntoma es la tos paroxística, que es muy escandalosa, es seca y profunda, como si nuestro perro estuviera tratando de expulsar algo que tuviera en la garganta. Puede venir acompañada de arcadas o, incluso, pequeños vómitos, secreción nasal y malestar general.

Es capaz de provocar fiebre y es habitual que aparezca en cachorros, debido a que su sistema inmunitario está aún poco desarrollado.

El cuadro dura de tres a siete días y es fácil que se recuperen solos sin necesidad de tratamiento pero, en ocasiones, se puede tratar con antibiótico, sobre todo si el veterinario considera que podría haber complicaciones bacterianas secundarias.

El pronóstico de esta enfermedad es, en cualquier caso, excelente.

Para su prevención existen dos vacunas disponibles y, además, para lugares como las citadas perreras se aconseja que las instalaciones se desinfecten y limpien con regularidad, al tiempo que se evitan el frío y la humedad.

En Clínica Veterinaria Utebo te asesoraremos sobre estas y otras cuestiones. Contamos con un equipo altamente cualificado que ofrece servicios de veterinaria general para cuidar de tus amigos peludos. Nos preocupamos por su salud y bienestar. Ponte en contacto con nosotros.