Desde nuestra clínica veterinaria en Zaragoza podemos cortarle las uñas sin problemas, pero si en alguna ocasión necesitas hacerlo por ti mismo, hay algunas cosas importantes que debes saber. Los gatos usan sus uñas para relacionarse con el mundo que les rodea. Sin embargo, los gatos caseros muchas veces no necesitan usarlas de esta manera, ya que están bajo la protección del hogar, así que se entretienen arañando muebles o trepando por las cortinas.

Antes que nada, será necesario que tu mascota tenga sus necesidades cubiertas con rascadores o juguetes en los que puedan limarse ellos mismos las uñas. Lo primero que tienes que hacer es que tu gato se sienta cómodo en tu regazo y que te deje tocarle las patitas. Sus uñas son retráctiles así que asoman sin dolor (nunca hay que usar la fuerza o ejercer demasiada presión). Un buen truco es darle alguna golosina para que se sienta cómodo en esa situación.

Una vez hecho esto, haz que se familiarice con el corta uñas especial (no sirve uno para humanos). Puedes pedirnos consejo en nuestra clínica veterinaria en Zaragoza. Si te fijas, las uñas de los gatos tienen dos colores, es muy importante que solo cortes la puntita sin llegar a la parte rosada (la que va de la mitad a la base del dedo) ya que se trata de la vena. El cortado de las uñas es un proceso indoloro siempre y cuando no cortes la vena, ve con cuidado y recuerda que es mejor cortar menos que demasiado.

Aunque es un proceso que puedes hacer en casa, puede resultar complicado según la personalidad de tu mascota, así que en Clínica Veterinaria Utebo estaremos encantados de hacerlo por ti. Tanto si tu mascota necesita un corte de uñas como cualquier otro servicio, será un placer para nosotros atenderos y haceros sentir en familia.